La transparencia como factor fundamental para conseguir nuestros objetivos

Una negociación no depende solo del momento del discurso, va mucho más allá. Las claves están en la pre y post negociación. Un punto importante es la actitud que decidas tener para afrontar esa situación. De nada sirve una negociación a la que no vas preparado. Uno de los valores que todo directivo o alto cargo debe tener es la transparencia en sus gestiones y sobre todo en las negociaciones. Pero… ¿Por qué es necesaria la transparencia?

  1. Ser transparente es decir la verdad. Y eso lo notan los participantes de la conversación. Cuando uno se siente a salvo con las palabras que está diciendo significa que todo está de tu parte y bajo control.
  2. Siempre di lo que piensas. Llegados a este punto en el que muchas decisiones importantes dependen de ti, no vale de nada decir algo que luego no vas a hacer o no vas a cumplir. Plantéate ser consecuente contigo mismo y afrontar tu perspectiva sobre los acontecimientos.
  3. Llegarás a tu meta sano y salvo. ¿Esto qué quiere decir? Cuando una persona no transmite la realidad tiene la obligación de recordar para siempre lo que en ese momento dijo para sustituir la verdad.
  4. Saldrás airoso de tu negociación. Cuando estás vendiendo y/o promocionando tu trabajo de manera correcta y fiel a la realidad, al terminar esa reunión tendrás mejores sensaciones y estarás más cerca de cumplir tu objetivo

Dada la sociedad en la que vivimos siempre desconfiamos del que tenemos al lado. No solemos creernos nada y no les damos demasiado valor a las personas sinceras con las que nos cruzamos diariamente. Si utilizamos la transparencia y la añadimos a nuestro día a día en el trabajo seguro que alcanzaremos los objetivos y todas las metas que nos propongamos de la manera más satisfactoria y placentera posible.

Top técnicas para saber si te están mintiendo o no

Todos hemos mentido alguna vez ¿Verdad? Aunque no lo admitamos la realidad es así, a veces porque somos pequeños y nos falta sensatez, otras porque nos hemos visto ante una situación comprometida y otras porque queremos conseguir algo por todos los medios posibles. De la misma manera en algún momento dado hemos detectado que alguien nos está mintiendo o nos ha mentido.

Pero qué pasa cuando juntamos los términos: TRABAJO + MENTIRA… Sin lugar a dudas esta mezcla es explosiva en la que puede llevarnos al fracaso absoluto o a un triunfo memorable. ¿Pero como hacer que la mentira de los demás vaya a nuestro favor? Te traemos una serie de recomendaciones para que detectes y aproveches los engaños con los que puedes encontrarte de tu día a día.

  1. Lo primero de todo recomendarte que no mientras. Siempre lleva la realidad y la verdad por delante y así nunca te veras en apuros de credibilidad.
  2. Investiga sobre el tema que habéis tratado. Si piensas que te han mentido acerca de una cosa concreta, busca información y datos para llegar al fondo de la cuestión.
  3. Mira su expresión facial. ¿Estás detectando en ese instante que te están engañando? Mírale fijamente y observa sus gestos faciales. Si detectas los siguientes movimientos es que te están mintiendo:
  • Sonrisa forzada
  • Mirada fija en la otra persona
  • Asentir con la cabeza
  • Se toca la nariz o se muerde el labio
  1. Movimientos corporales. ¿Se mueve mucho, agita las manos, le cambia la respiración o el tono de voz…? Estos actos también son propios de una persona que no dice la verdad.

Estos cuatro puntos son básicos para conocer si alguien te intenta mentir ya sea en tu trabajo o en tu vida personal. Memorízalos para aplicarlos en tus reuniones o negociaciones, de esta manera sabrás por qué camino optar en dicha conversación y así mejorar tu trabajo y conseguir tus propósitos de una forma limpia y legal.

Como hacer balance del año y saber si he cumplido mis objetivos

Los responsables de departamento tienen mucha presión y mucha carga en su día a día. En Dproyec queremos que pares un momento y analices lo que te ha pasado durante este ciclo. Más allá de los típicos balances del trabajo para saber si hemos cumplido los objetivos, queremos que hagas un reconocimiento a tu año en general. Por lo que te damos unos consejos para saber si ha sido realmente bueno.

  1. Elige un momento en el que estés relajado y tranquilo para concentrarte en realizar el balance. Empieza a pensar en todos los meses que han pasado.
  2. Coge dos folios: Uno para la vida personal y otro para la profesional. Ahora realiza dos columnas en las que anotarás las cosas positivas y negativas. Te recomendamos que anotes todo, tanto los acontecimientos pequeños como los grandes.
  3. Este es el momento del : ¿Cómo? Es decir te toca ser objetivo y preguntarte cómo puedes mejorar las situaciones malas. Piensa como podrías mejorar los puntos negativos de este balance y anótalos. Ten en cuenta que serán objetivos a cumplir para el año siguiente.
  4. Después de estos tres puntos vamos a mirar hacia adelante. Pregúntate: ¿Qué quiero conseguir? ¿Qué metas y aventuras quiero cumplir? Coge otra hoja y apunta todos los sueños que te quedan por hacer realidad, las cosas que quieres hacer y no te ha dado tiempo este año.
  5. En este último consejo, te invitamos a que lo leas todo detenidamente y lo memorices. Recuerda todos los objetivos y tenlos presentes cada día del siguiente ciclo.

Hecho el balance ya sabes lo que tienes que mejorar y rectificar para los meses que entran. En Dproyec pensamos que es necesario realizar un reconocimiento al año que se va para darle valor a lo que es realmente importante. El tiempo pasa muy deprisa  y tenemos que saber parar y analizar todas las situaciones. Finalmente, lo bueno siempre cubre a lo malo y seguro que en tu próximo año cumplirás los sueños que te quedan.