La transparencia como factor fundamental para conseguir nuestros objetivos

Una negociación no depende solo del momento del discurso, va mucho más allá. Las claves están en la pre y post negociación. Un punto importante es la actitud que decidas tener para afrontar esa situación. De nada sirve una negociación a la que no vas preparado. Uno de los valores que todo directivo o alto cargo debe tener es la transparencia en sus gestiones y sobre todo en las negociaciones. Pero… ¿Por qué es necesaria la transparencia?

  1. Ser transparente es decir la verdad. Y eso lo notan los participantes de la conversación. Cuando uno se siente a salvo con las palabras que está diciendo significa que todo está de tu parte y bajo control.
  2. Siempre di lo que piensas. Llegados a este punto en el que muchas decisiones importantes dependen de ti, no vale de nada decir algo que luego no vas a hacer o no vas a cumplir. Plantéate ser consecuente contigo mismo y afrontar tu perspectiva sobre los acontecimientos.
  3. Llegarás a tu meta sano y salvo. ¿Esto qué quiere decir? Cuando una persona no transmite la realidad tiene la obligación de recordar para siempre lo que en ese momento dijo para sustituir la verdad.
  4. Saldrás airoso de tu negociación. Cuando estás vendiendo y/o promocionando tu trabajo de manera correcta y fiel a la realidad, al terminar esa reunión tendrás mejores sensaciones y estarás más cerca de cumplir tu objetivo

Dada la sociedad en la que vivimos siempre desconfiamos del que tenemos al lado. No solemos creernos nada y no les damos demasiado valor a las personas sinceras con las que nos cruzamos diariamente. Si utilizamos la transparencia y la añadimos a nuestro día a día en el trabajo seguro que alcanzaremos los objetivos y todas las metas que nos propongamos de la manera más satisfactoria y placentera posible.